Feeds:
Entradas
Comentarios
20160708_142944

entrada

20160708_142328

camposanto

20160708_142744

doble sentido

20160708_142836

espacio libre de humo

20160708_142511

la tabla del 3

20160708_14264620160708_142154

20160708_142118 (1)

b/n

20160708_142016

20160708_142417

duets of all times

20160708_142244

 

20160708_142050

20160708_142059

“Platón llama amor a la sabiduría a la “filosofía”, a la propia actividad educativa, a la propia investigación, ligada a una expresión escrita, a la forma literaria del diálogo. Y Platón mira el pasado con veneración, como un mundo en el que habían existido realmente los “sabios”. Por otra parte, la filosofía posterior, nuestra filosofía, no es más que una continuación, un desarrollo de la forma literaria introducida por Platón; y sin embargo, esta forma surge como un fenómeno de decadencia, en cuanto el “amor a la sabiduría” está por debajo de la “sabiduría”. Amor a la sabiduría no significa en efecto, para Platón, aspiración a algo nunca alcanzado, sino una tendencia a recuperar aquello que ya se había realizado y vivido. ” (13-14)

“la significativa y límpida indicación de Platón, cuando llama la propia literatura “filosofía”, contraponiéndola a la anterior “sofía”. No hay dudas sobre este punto: en varias ocasiones Platón designa la época de Heráclito, de Parménides, de Empédocles como la edad de los “sabios”, frente a los cuales se presenta a sí mismo tan solo como un filósofo, es decir como un “amante de la sabiduría”, o sea alguien que no posee la sabiduría” (115)

Giorgio Colli, El nacimiento de la filosofía. Barcelona, Tusquets, 2009.

[libro en pdf] [audio libro]

colli

opacidad

“(Fosa). Esto que se nos viene apisonando, apisonando, apisonando, a lo largo de los años, en el alma, algunos quieren todavía ilusionarse pensando que es una carga explosiva, una reserva de energía (¿para quién?); pero yo sé que no es más que un apelmazamiento de negro barro inerte, que aquí se ha de quedar para siempre sepultado. Pura fosa de muerte, no fermento de vida que prometa resurrección o salvación, pero tampoco polvorín que amenace venganza.

Donde me veo no es en las tinieblas, sino en la opacidad; las tinieblas serán oscuras y espantables, pero están vacías, tienen distancias infinitas, por las que uno puede precipitar o vagar eternamente. La opacidad empieza a medio centímetro de la superficie de mi cuerpo y es de pared maciza y tan infinitamente gruesa como honda la tiniebla, pero de cal y canto”.

Rafael Sánchez Ferlosio, Vendrán más años malos y nos harán más ciegos, pp. 64-65.

IMG_20160506_163420

Los baterías también se mueren, pero no todos tocaron en una banda llamada “Elvis A Presley” ni tienen un aviso urgente de exhumación en su nicho.

IMG_20160507_210922_895

Colorido mosaico

IMG_20160507_211023_756

Sencillo motivo y suaves colores para J. M., alias “Gaitán”, que nació el mismo día que asesinaron a Jorge Eliecer Gaitán (9 de abril de 1948), acontecimiento que dio lugar al Bogotazo y la década de la violencia.

IMG_20160507_210510_604

Un modelo de nicho muy repetido: una especie de escenario protegido mediante una puertecita de cristal con cerradura

IMG_20160507_210409_384

Cada uno se llama como (su madre) quiere: “Ecce Homo V. B.”

IMG_20160507_210616_561

Cada uno se llama como (su madre) quiere II: “Columna de Largo”

IMG_20160507_210749_127

IMG_20160507_210828_089

 

IMG_20160506_164428

 

La medida debe ser el fundamento de la política, de la educación y del comportamiento humano. Eso plantea Platón en su última obra, las Leyes, y así lo aseguran los tres personajes del diálogo en diversos pasajes (I, 631c, 637b; III, 690e, 696b-c; IV, 716c, 719d; V, 733e; Vi, 784e). En Magnesia, la ciudad ideal que se está fundando y construyendo con la palabra (III, 702d-e; VI, 778b), todo hombre que aspire a ser justo deberá cultivar la virtud de la templanza y aprender a conducirse con moderación y continencia. La importancia de la medida en la propuesta platónica es tal que no se limita a la vida, sino que se extiende a la muerte:

“Cuando los progenitores mueren, el funeral más bello es el más recatado y el hijo, sin excederse del fasto habitual y sin quedarse por detrás de aquel con el que sus antepasados enterraron a sus progenitores, deberá rendir también los mismos honores cada año a los que han muerto. Sobre todo, debe honrarlos siempre, sin dejar de proporcionar un recuerdo constante y de asignar a los fallecidos una parte apropiada de los recursos que nos ha otorgado la fortuna. Si cada uno de nosotros hiciera esto y viviera de acuerdo con estos principios, obtendríamos lo que merecemos de los dioses y de los más poderosos que nosotros, pasando la mayor parte de nuestra vida entre buenas esperanzas”.

Platón, Leyes, IV, 717d – 718a.

Darío Mesa

El sociólogo colombiano Darío Mesa Chica
(Abejorral, Antioquia, 1921 – Bogotá, 9 abril 2016)

Habla el fantasma de Lucio, el hermano de Ovidio muerto a los 20 años:

“Pero en el fondo sabes que todo lo hermoso y grandioso de tu existencia ya pasó. Sabes que sufrirás en medio de la agonía. La pausa de esta primavera es tan ilusoria como la esencia de la primavera misma. Te esperan días solitarios y enfermos. Nadie te cerrará los ojos cuando mueras. Nadie pronunciará tu nombre desde las orillas de la vigilia como lo pides continuamente a los dioses. Ellos, y eso lo has reconocido en tus momentos más lúcidos, te han olvidado para siempre. Eres un hombre despojado de los dioses, un hombre además, incapaz de inventarlos. Y nadie, Ovidio, lavará tu cuerpo, ni lo vestirá, ni habrá ramas de pino alrededor de tu mortaja. Nadie llevará las máscaras de nuestros padres ni siquiera la mía, a tus funerales, porque no tendrás funerales como corresponde a los malditos. Nadie cavará una tumba para ti al pie de un camino, y tu epitafio, así lo hayas escrito ya, jamás será leído. Estarás solo, y solo, Ovidio, la muerte te acogerá. Ésta y no otra es la última dádiva que te dará el exilio” (66).

Pablo Montoya, Lejos de Roma. Medellín, Sílaba, 2014.

CARATULA-FRENTE-Lejos-de-Roma-marzo-31-300x460

Señal

“Ha buscado desde hace tanto la señal en los cielos, pero todo parece indicar que lo olvidaron. De mes en mes llega la avioneta; es el único medio de transporte, y el pueblo la recibe con estrépito, con los brazos abiertos. Él contempla fijamente a los viajeros, uno por uno, y después desaparece. Y sigue aguardando. No tiene un negocio estable, y muchos todavía se preguntan qué hace aquí, de pie, desde hace años, contemplando los cielos. A principio resultaba sospechoso. Después loco. Después un tipo de peligro, que huye para que no lo maten; después cualquier fulano que ha venido a morir a este último rincón del mundo; después un habitante más, uno de todos, como cualquier otro. Él no quiere comentar de la señal a nadie, ni siquiera a la mujer del carpintero, que de vez en cuando duerme a su lado, casi por misericordia. Es un solitario, en la selva. Nunca baja a beber cerveza. Vive sin ningún perro, con una olla y una hamaca y un cuaderno. Nada le falta, excepto la señal: lo más importante, lo esencial, la viva herida, la causa de que soporte todo esto. Algún error debió suceder cuando acordó el sitio de la espera: ¿era otro sitio el indicado para contemplar los cielos?

Así envejece, igual que la mujer del carpintero, igual que el carpintero, igual que el pueblo, igual que la señal, que ya murió, cansada de buscarlo, de aterrizar en otros puertos, vieja y desdentada, aterrada de haber equivocado para siempre el sitio del encuentro” (19-20).

Evelio Rosero, 34 cuentos breves y un gatopájaro. Bogotá, Destiempo libros, 2013.

er

A %d blogueros les gusta esto: