Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘cementerio de animales’

“Seguía navegando, pasaban los días. No se cruzaron con nadie salvo con otro rompehielos del mismo modelo. Se detuvieron una hora a su altura, conversaron tras intercambiar los mandos mapas y planos, pero eso fue todo. Son territorios adonde no va nadie, por más que los reivindiquen un buen número de países: Escandinavia porque de allí llegaron los primeros exploradores de la zona, Rusia porque no está muy lejos, Canadá porque está cerca y Estados Unidos por ser Estados Unidos. En dos o tres ocasiones divisaron pueblos abandonados en la costa de Labrador, construidos originalmente por el gobierno central para beneficio de los indígenas, y perfectamente equipados, desde la central eléctrica hasta la iglesia. Pero, al no estar adaptados para las necesidades de los aborígenes, éstos los habían destruido antes de abandonarlos para ir a suicidarse. Junto a las barracas despanzurradas, se veían aquí y allá osamentas de focas resecas, colgadas de cruces, recuerdos de reservas alimentarias protegidas así de los osos blancos” (19)

Jean Echenoz, Me voy. Barcelona, Anagrama, 2000. Trad.: Javier Albiñana.

labrador-peninsula

Read Full Post »

morir sin perder la frescura

“En el meñique llevaba un anillo de oro en el que estaban grabados el hacha y la horca. De los antepasados guerreros y protestantes no le quedaba nada, y de una tía abuela había heredado el aspecto algo femenino de las manos y de la nuca. Bajo la piel blanca de las manos se transparentaban las venas azules como riachuelos, evocaban el trabajo tranquilo de los pescadores cuando reaniman a las lombrices con un poco de agua y finalmente las dejan en la arena blanda, en simpáticas cajas, como camitas, ataúdes de hojalata, alineadas una junto a la otra, donde pueden morir en paz sin perder inmediatamente la frescura” (44).

Fleur Jaegy, Las estatuas de agua. Salamanca, Alpha Decay, 2015.

estatuas agua

Read Full Post »

-¿Qué piensas hacer cuándo llegue el momento de tu resurrección? -preguntó, como si me estuviera interrogando acerca de mis proyectos para el próximo puente de fin de semana.

-¿Acaso nos llegará a todos?

-Estaremos entre los malvados o entre los salvos. Los malvados habrán de ver cómo se descompone su cuerpo mientras pasean por la calle. Sentirán cómo sus ojos escapan de sus órbitas. Los conoceremos por su aspecto pegajoso y porque les faltarán partes. Vagabundearán dejando su propio rastro de baba. Toda la espectacularidad de Armagedón reside en la descomposición. Los demás se reconocerán entre sí por su pulcritud y discreción. Reconoceremos a los salvos por su aspecto poco llamativo.

Don Delillo, Ruido de fondo, II, 21.

Read Full Post »

“No puede estarse quieta. Se ahoga. Da largos paseos errabundos, cruza despacio el pueblo y luego sigue por el camino de Coolmine, por donde el vertedero de basura. Un día se cae muerto un cuervo de un árbol y le da en la cabeza. No sabe si reírse o chillar. Se pasará semanas oyendo el golpe súbito, el crujir de plumas y sintiendo aquella cosa blanda, de un negro azulado resbalándole por la cara. Es un verano caluroso. Europa está en ruinas.” (16)

John Banville, Mefisto. Barcelona, El Aleph, 2002.
Trad., José Manuel Álvarez Flórez

Read Full Post »

JOHANNES KEPLER
“La niña había fallecido. Tuvo fiebre en el cerebro, el mismo mal que se llevó al pequeño Heinrich. Kepler permaneció en pie junto a la ventana del dormitorio y vio extinguirse el día, oyó como en lontananza los gritos desesperados de Barbara y, con profundo respeto, hizo caso a su mente, que por decisión propia pensó: tendré que interrumpir mi trabajo. Trasladó personalmente el minúsculo féretro hasta la fosa, acosado por visiones de conflicto y desolación.”

TYCHO BRAHE
“Mi alce, señor, mi alce domesticado, aquel por el que sentía tanto amor, fue aniquilado por los desatinos de un patán italiano. (…) Rodó por las escalerras del castillo de Wandsbeck, donde hicieron alto para pasar la noche. Según dice el italiano el animal bebió un cubo de cerveza, se quebró la pata y murió. ¡Mi pobre alce!

John Banville, Kepler, 74 y 86.

Read Full Post »

“…If all you young men were hares on the mountain,
how many young girls would take guns and go hunting?…”

Shirley Collins&Davy Graham, “Hares on the mountain”, Folk roots, new routes (1964)

Read Full Post »

Buscando algo sobre museos he dado con este precioso texto de Blanchot sobre las pinturas rupestres de la cueva de Lascaux, Francia, de 17.000 años de antigüedad:

“El hombre, es sabido, no está representado –y eso con algunos rasgos esquemáticos- más que en la escena del fondo, yacente entre un bisonte que embiste y un rinoceronte que esquiva. ¿Está muerto?, ¿dormido?, ¿simula una inmovilidad mágica?, ¿va a venir, a volver a la vida? Este esbozo ha hecho que se ejercite la ciencia y el ingenio de los especialistas. Es bastante chocante que con la figuración del hombre se introduzca en esta obra casi sin secreto un elemento de enigma; que se introduzcan una escena, como un relato, y una impura dramatización histórica. Pero me parece que el sentido de ese dibujo oscuro es, a pesar de todo muy claro: es la primera firma del primer cuadro, la señal dejada modestamente en un ángulo, la huella furtiva, medrosa, indeleble del hombre que por primera vez nace de su obra, pero que siente, también, gravemente amenazado por ella y quizá ya herido de muerte”. (“Nacimiento del arte”, 19)

Maurice Blanchot, La amistad. Trotta, Madrid, 2007. Trad. J. A. Doval Liz.

Gracias, Hugo, por la pista

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: