Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘cementerio marino’

“Seguía navegando, pasaban los días. No se cruzaron con nadie salvo con otro rompehielos del mismo modelo. Se detuvieron una hora a su altura, conversaron tras intercambiar los mandos mapas y planos, pero eso fue todo. Son territorios adonde no va nadie, por más que los reivindiquen un buen número de países: Escandinavia porque de allí llegaron los primeros exploradores de la zona, Rusia porque no está muy lejos, Canadá porque está cerca y Estados Unidos por ser Estados Unidos. En dos o tres ocasiones divisaron pueblos abandonados en la costa de Labrador, construidos originalmente por el gobierno central para beneficio de los indígenas, y perfectamente equipados, desde la central eléctrica hasta la iglesia. Pero, al no estar adaptados para las necesidades de los aborígenes, éstos los habían destruido antes de abandonarlos para ir a suicidarse. Junto a las barracas despanzurradas, se veían aquí y allá osamentas de focas resecas, colgadas de cruces, recuerdos de reservas alimentarias protegidas así de los osos blancos” (19)

Jean Echenoz, Me voy. Barcelona, Anagrama, 2000. Trad.: Javier Albiñana.

labrador-peninsula

Read Full Post »

“única vía que daba entrada al carreró del Xup. Esta última calle, por todos los conceptos desangelada y fea, podía ufanarse (si bien otros rincones del barrio le disputaban ese honor dudoso) de haber sido teatro de este suceso cruel: la ejecución sobre la muralla romana de santa Leocricia. (…) Era oriunda de Barcelona o de sus proximidades e hija de un cardador de lana; se convirtió al cristianismo de muy niña. Su padre la casó sin quererlo ella con un Tiburcio o Tiburcino, cuestor. Movida por su fe, Leocracia repartió los bienes de su marido entre los pobres y emancipó a los esclavos. El marido, sin cuyo consentimiento había obrado, montó en cólera. Por haber hecho esto y por no abjurar de su religión fue decapitada en el punto dicho. La leyenda agrega que su cabeza rodó por la pendiente y no paró de rodar, doblando esquinas, cruzando calles y sembrando el terror entre los viandantes hasta caer al mar, donde un delfín u otro pez grande se la llevó” (11 – 12).

Eduardo Mendoza, La ciudad de los prodigios. Barcelona, Planeta, 1998.

BCN

Read Full Post »

“Unas semanas antes de embarcarme en el Crucero de Lujo, un chico de dieciseis años se tiró desde la cubierta superior: se suicidó. La versión de la noticia era que había sido un amor adolescente, un romance entre pasajeros del barco que terminó mal, etcétera. Creo que hay algo más, algo que una noticia real nunca podría mencionar.

Hay algo insoportablemente triste en los cruceros de lujo masivos. Como la mayoría de las cosas insoportablemente tristes, resulta increíblemente elusivo y complejo en sus causas y simple en sus efectos”.

David Foster Wallace, Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer. Random House Mondadori. Traducción, Javier Calvo.

GR0776A.jpg

Read Full Post »

IMG-20131019-WA0000

IMG-20131019-WA0003

IMG-20131019-WA0004

IMG-20131019-WA0001

Playa de las Teresitas, Santa Cruz de Tenerife.

Fotos cortesía de Garea.

Read Full Post »

-¡Qué divertido! -dijo Mely; todos los pueblos tienen los cementerios en los altos, y aquí en cambio lo que está en alto es la población, y el cementerio lo tienen junto al río.
-Originales que son ellos, ahí donde los tienes. Pues si se descuidan, con un poquito de suerte, les viene un año una riada de las buenas y se les lleva a todos los muertos por delante.
-Chico, pues mejor que se lleve a los muertos que no a los vivos.
-Pues será la cuenta que han echado ellos. A ver qué vida. Para que luego digan que en los pueblos son poco espabilados.

Rafael Sánchez FERLOSIO, El Jarama. Austral, 2012.

Read Full Post »

“Sopita de sal, ahora picas más.
puta del sol,
amante del viento, fosa común.
¡Vomítalo!
Estrecho, no hay derecho ni hay reloj,
vomítalo.”
Los enemigos, “An-tonio”.

Con esa barba, esas gafas y esa camiseta a rayas seguro que por aquel entonces (1999) Josele se las llevaba de calle.

El domingo pasado volví a escuchar “An-tonio”, “Señora”, “La cuenta atrás”, “Septiembre” y “Desde el jergón”. Sólo por educación sentimental.

Read Full Post »

Ana se fue de viaje a Creta con parte de la tropa zamorana -Ale, Gaitero y Aurora-, y nos ha traído estas fotos y estas palabras:

“En Creta buscando unas ruinas, seguíamos y perseguíamos unas indicaciones que nos llevaron a subirnos a la loma del orto, lo que allí se debe conocer como hacer un griego, porque cuando llegamos después de subir una cuesta que tú calificarías como pindia, pindia, bajo un sol como miel, que diría J, éramos incapaces de distinguir las ruinas de las piedras de toda la vida. Pero como toda pérdida depara algún encuentro, allá en la lontananza vimos un cementerio recortándose entre el mar y la montaña y, como yo carezco de intensidad en lo de las filias, pero respeto mucho las ajenas, dándolo todo por el blog allá nos encaminamos.

Gran descubrimiento el que hicimos: a los cretenses no los han llevado los vicios a la tumba, sino al revés.  En cada hornacina,  junto con las fotos del finado, su botellita de orujo, su Heineken, bombones, y hasta mecheros para el definitivo cigarrito de después…

Esto te cuento de mí peregrinar por esos mundos de dios-es.”

Muchas gracias por las fotos, ¿Ale?, y por el relato, Ana.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: