Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘muerte’

“Asciendes eternamente por una colina calva y de pronto te encuentras en un valle umbroso,  entras por un portal y estás en la calle, te pierdes un poco por el bazar y de súbito te hallas rodeado de lápidas mortuorias. Porque igual que la propia muerte, los cementerios de Constatinopla están en medio de la vida” (148).

W. G. Sebald, Los emigrados. Barcelona, Anagrama, 2006. Trad., Teresa Ruiz Rosas.

thumb_14539_portadas_big

 

Anuncios

Read Full Post »

“Seguía navegando, pasaban los días. No se cruzaron con nadie salvo con otro rompehielos del mismo modelo. Se detuvieron una hora a su altura, conversaron tras intercambiar los mandos mapas y planos, pero eso fue todo. Son territorios adonde no va nadie, por más que los reivindiquen un buen número de países: Escandinavia porque de allí llegaron los primeros exploradores de la zona, Rusia porque no está muy lejos, Canadá porque está cerca y Estados Unidos por ser Estados Unidos. En dos o tres ocasiones divisaron pueblos abandonados en la costa de Labrador, construidos originalmente por el gobierno central para beneficio de los indígenas, y perfectamente equipados, desde la central eléctrica hasta la iglesia. Pero, al no estar adaptados para las necesidades de los aborígenes, éstos los habían destruido antes de abandonarlos para ir a suicidarse. Junto a las barracas despanzurradas, se veían aquí y allá osamentas de focas resecas, colgadas de cruces, recuerdos de reservas alimentarias protegidas así de los osos blancos” (19)

Jean Echenoz, Me voy. Barcelona, Anagrama, 2000. Trad.: Javier Albiñana.

labrador-peninsula

Read Full Post »

20160708_142944

entrada

20160708_142328

camposanto

20160708_142744

doble sentido

20160708_142836

espacio libre de humo

20160708_142511

la tabla del 3

20160708_14264620160708_142154

20160708_142118 (1)

b/n

20160708_142016

20160708_142417

duets of all times

20160708_142244

 

20160708_142050

20160708_142059

Read Full Post »

“Platón llama amor a la sabiduría a la “filosofía”, a la propia actividad educativa, a la propia investigación, ligada a una expresión escrita, a la forma literaria del diálogo. Y Platón mira el pasado con veneración, como un mundo en el que habían existido realmente los “sabios”. Por otra parte, la filosofía posterior, nuestra filosofía, no es más que una continuación, un desarrollo de la forma literaria introducida por Platón; y sin embargo, esta forma surge como un fenómeno de decadencia, en cuanto el “amor a la sabiduría” está por debajo de la “sabiduría”. Amor a la sabiduría no significa en efecto, para Platón, aspiración a algo nunca alcanzado, sino una tendencia a recuperar aquello que ya se había realizado y vivido. ” (13-14)

“la significativa y límpida indicación de Platón, cuando llama la propia literatura “filosofía”, contraponiéndola a la anterior “sofía”. No hay dudas sobre este punto: en varias ocasiones Platón designa la época de Heráclito, de Parménides, de Empédocles como la edad de los “sabios”, frente a los cuales se presenta a sí mismo tan solo como un filósofo, es decir como un “amante de la sabiduría”, o sea alguien que no posee la sabiduría” (115)

Giorgio Colli, El nacimiento de la filosofía. Barcelona, Tusquets, 2009.

[libro en pdf] [audio libro]

colli

Read Full Post »

opacidad

“(Fosa). Esto que se nos viene apisonando, apisonando, apisonando, a lo largo de los años, en el alma, algunos quieren todavía ilusionarse pensando que es una carga explosiva, una reserva de energía (¿para quién?); pero yo sé que no es más que un apelmazamiento de negro barro inerte, que aquí se ha de quedar para siempre sepultado. Pura fosa de muerte, no fermento de vida que prometa resurrección o salvación, pero tampoco polvorín que amenace venganza.

Donde me veo no es en las tinieblas, sino en la opacidad; las tinieblas serán oscuras y espantables, pero están vacías, tienen distancias infinitas, por las que uno puede precipitar o vagar eternamente. La opacidad empieza a medio centímetro de la superficie de mi cuerpo y es de pared maciza y tan infinitamente gruesa como honda la tiniebla, pero de cal y canto”.

Rafael Sánchez Ferlosio, Vendrán más años malos y nos harán más ciegos, pp. 64-65.

Read Full Post »

IMG_20160506_163420

Los baterías también se mueren, pero no todos tocaron en una banda llamada “Elvis A Presley” ni tienen un aviso urgente de exhumación en su nicho.

IMG_20160507_210922_895

Colorido mosaico

IMG_20160507_211023_756

Sencillo motivo y suaves colores para J. M., alias “Gaitán”, que nació el mismo día que asesinaron a Jorge Eliecer Gaitán (9 de abril de 1948), acontecimiento que dio lugar al Bogotazo y la década de la violencia.

IMG_20160507_210510_604

Un modelo de nicho muy repetido: una especie de escenario protegido mediante una puertecita de cristal con cerradura

IMG_20160507_210409_384

Cada uno se llama como (su madre) quiere: “Ecce Homo V. B.”

IMG_20160507_210616_561

Cada uno se llama como (su madre) quiere II: “Columna de Largo”

IMG_20160507_210749_127

IMG_20160507_210828_089

 

IMG_20160506_164428

 

Read Full Post »

“En Viena, todo lo que se expresaba con música o color se convertía en motivo de fiesta: procesiones religiosas, como la del Corpus, desfiles militares, la «Burgmusik», incluso los entierros tenían una concurrencia entusiasta, y la ambición de todo verdadero vienés era tener unas buenas honras fúnebres, con mucha pompa y un gran séquito; un verdadero vienés convertía incluso su muerte en un espectáculo para los demás” (37).

Stefan Zweig, El mundo de ayer. Memorias de un europeo, “El mundo de la seguridad”. Barcelona, Acantilado, 2011. Trad.: J. Fontcuberta y A. Orzeskek.

sz

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: